El Barrio Logan de San Diego sigue siendo un baluarte de la cultura chicana

San Diego suele encogerse de hombros como una ciudad playera de una sola nota, pero esa descripción apenas capta el complejo carácter de esta ciudad situada justo encima de la frontera entre México y Estados Unidos. Su historia está indisolublemente ligada a la nación del sur y a las luchas por los derechos civiles de su población chicana, y en ningún lugar es más evidente esa herencia que en el barrio Logan. Fundado por refugiados de la Revolución Mexicana a principios del siglo XX, fue escenario de multitudinarias protestas por la justicia social en los años 70 y sigue siendo el epicentro del compromiso cívico y cultural de los chicanos en la ciudad. Aunque se ha aburguesado en los últimos años, muchas de las nuevas tiendas y restaurantes que han surgido a lo largo de Logan Avenue, su calle principal, son negocios independientes con propietarios de segunda e incluso tercera generación. Desde su vibrante arte callejero hasta los excitados lowriders y las cervezas artesanales inspiradas en las tradiciones culinarias mexicanas, Barrio Logan es un lugar donde los residentes ponen sus pasiones -y sus orígenes- en plena y brillante exhibición.

Oriéntese

El Parque Chicano, situado bajo el puente San Diego-Coronado, es el verdadero corazón de Barrio Logan. Más de 80 murales pintados por artistas chicanos ilustran el origen de esta comunidad: verá representaciones de guerreros aztecas y artistas como Frida Kahlo y Diego Rivera junto a escenas de la Revolución Mexicana.

Ver algo de arte

Desde 2013, tanto artistas consagrados como prometedores han adornado las paredes de la Galería La Bodega, un espacio de exposición lleno de luz que acoge habitualmente proyecciones de películas y actuaciones. El equipo de esta galería también organiza el mercadillo de La Pulga todos los sábados a lo largo de la Avenida Nacional; cuenta con la posibilidad de encontrar joyas, ropa y antigüedades raras y únicas, muchas de ellas vintage o hechas a mano por artesanos locales.

Dónde tomar una cerveza

San Diego cuenta con más de 150 cervecerías artesanales, pero ninguna es tan rompedora como Border X Brewing, la primera cervecería de propiedad mexicano-americana de la ciudad. Pruebe la Horchata Golden Stout, aderezada con las notas de vainilla y canela por las que es famosa esta bebida mexicana; o la Blood Saison, inspirada en el agua de jamaica, un té de hibisco muy popular en toda Latinoamérica.

Pedir una bebida para levantar el ánimo

El menú de Por Vida Cafe es una carta de amor a México: Pide un café con leche de mazapán con cacahuete para animarte o la sandía limonada picante de temporada para quemarte. En las paredes encontrarás pinturas de la Virgen de Guadalupe y la frase #heretostay, además de una selección rotativa de obras de arte locales.

A la caza del tesoro

Simón Limón (expresión similar a “okey dokey”) está repleta de artículos elaborados por artistas independientes de ambos lados de la frontera. Su propietaria, Alexandra Pérez Demma, que creció en Cabo San Lucas, selecciona cada artículo, desde chimeneas de arcilla pintadas a mano hasta pendientes de flores prensadas. También se puede comprar la línea de joyería propia de Pérez Demma, que crea en un estudio privado cercano.

Comida a domicilio

Los hambrientos han hecho cola para comer alucinantemente en Barrio Logan desde al menos 1933, cuando Las Cuatro Milpas, una legendaria taquería que enrolla a mano su masa cada mañana, abrió por primera vez sus puertas. Hoy en día, a la vieja guardia se unen nuevos reclutas: En Barrio Dogg, el chef Pablo Ríos sirve su propia versión de los perritos calientes envueltos en tocino al estilo de Tijuana, muy apreciados en toda Baja California.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.