Santiago García: dramaturgia de la invención
Prensa Latina / 2012-02-17

En el corazón de un antiguo barrio bogotano que lleva por nombre La Candelaria, se yergue una casona colonial que se niega hacerle alguna concesión al tiempo
y en cuyo interior la creación, el talento y disímiles personajes encuentran un espacio.

En las paredes de su fachada que dan a la estrecha calle se puede leer  Teatro La Candelaria, Bienvenidos; allí nos recibió gentilmente el maestro Santiago García, director, autor, actor y fundador de ese grupo que por más de 45 años ha deleitado y hecho reflexionar con sus puestas en escena a propios y extraños.

Su andar apresurado y maneras de hablar parecen desmentir el paso de ocho décadas de vida, y aunque su cabello y bigote blancos lo delatan, uno siente que esta ante un contemporáneo y no su mayor.

Lleva prisa, se nota en su mirada, pero se puede alcanzar a ver en él a los personajes enmarcados en las paredes de los pasillos que rodean el patio interior de la casona, como si quisieran saltar de las fotografías y participar de la conversación.

¿Qué valor le merece recibir el premio latinoamericano y caribeño ALBA 2012 por la obra de toda una vida? Una cosa muy meritoria que la recibimos en nombre de nuestro grupo, pues este se ha caracterizado por la creación colectiva, contesta.
García nos explica que una característica fundamental del teatro La Candelaria es la invención, la creación de las obras. Yo las dirijo, he inventado algunas de esas obras, pero en general aquí la invención la tratamos como un segmento de trabajo colectivo.

Enfatiza que recibe ese premio, concedido en La Habana, pensando en que no es solo para él, si no para todo el grupo. ¿Luego de tantos años trabajando, yo estoy a la cabeza, pero aquí lo recibimos como algo para todos?.

Sobre los derroteros del teatro latinoamericano contemporáneo, García nos cometa que hoy esta encontrando el camino desde la autenticidad de su creación y ya no está sometido o subordinado a otras culturas.

Hemos tenido épocas de subordinación muy fuertes, desde la conquista, pero al mismo tiempo hemos logrado tener nuestros propios valores. Lo más importante fue salir de ese dominio de la cultura europea, especialmente la española, para encontrar nosotros nuestros propios autores, nuestros propios artistas inventores, expresa.

Para García ese ha sido el empeño del grupo La Candelaria a través no solamente desde la creación individual sino también desde la creación colectiva.

En ese sentido es que yo he recibido este premio, con ese espíritu de que no fue solo para mi, lo recibo con mucho respeto y mucha alegría, pero ese premio lo recibimos como autores e inventores de nuestra labor teatral?, insiste, al tiempo que se sirve un jugo de frutas y nos convida un café.

Nacido en Bogotá en 1928, García también nos confiesa que siente una especial admiración por Cuba, país al que ha visitado en reiteradas ocasiones y donde mantiene estrechas relaciones con Casa de las Américas y el movimiento teatral de la isla.

Cuba ha sido siempre desde la Revolución una guía muy importante en la política, pero también en el arte, nosotros hemos estado muy estrechamente vinculados y hemos mantenido una permanente retroalimentación.

¿Uno no se cansa de ir a La Habana no solamente por la maravilla del clima y el paisaje, si no fundamentalmente por el pueblo cubano?, declara y nos manifiesta su deseo de visitarla tan pronto como sea invitado.

Precursor del arte dramático en Colombia, García ha incursionado además en otras corrientes como la plástica y el cine, pero nos asegura que todo comenzó por la arquitectura.

¿Yo inicialmente estudie arquitectura y ejercí como tal por un tiempo, y para mi la arquitectura siempre fue un arte y no una profesión solamente técnica, el arte de construir, de edificar no es solamente técnica si no artística y de ahí pasé al teatro?.

También, agrega, estuve un tiempo muy entregado a la pintura, hice muchas exposiciones y más o menos tuve éxito con eso, pero para mi el camino que se me fue trazando fue el de la creación teatral.

Y afortunadamente -sostiene- encontré un combo de actores y de actrices que me han acompañado durante estos 45 años y hemos logrado lo que nos propusimos desde un comienzo; inventar y ser los artistas creadores de nuestras propias obras.